Everything from:tecnología

Garmin: la digitalización de un negocio tradicional
Recientemente, he comentado con un par de personas cómo Garmin es, a pesar de las apariencias, un ejemplo de digitalización reciente de un negocio tradicional. Tratándose de un fabricante de gadgets electrónicos, podemos caer en el error de pensar que su negocio no es “tradicional”. Sin embargo, hasta hace bien poco, su negocio se diferenciaba bien poco del de un fabricante de tostadoras: un modelo en el que su involucración terminaba, prácticamente, con la expedición de la mercancía de camino a su canal de distribución y que llevaba ya décadas dirigiéndose a los mismos segmentos de mercado.

El pasado mes de enero, Garmin anunció en la feria CES de Las Vegas un completo rediseño de su comunidad online, Garmin Connect, que va más allá de un mero lavado de cara estético e incluye la inclusión de nuevas funciones, sobre todo en sus vertientes sociales. Quien haya visitado Garmin Connect hasta hace un par de semanas, recordará una interfaz más bien simplona y una funcionalidad muy limitada, con importantes carencias en áreas tan esenciales hoy día como el encontrar a tus contactos de forma automatizada. Garmin responde así a la presión de su competencia y, al mismo tiempo, reconoce que su negocio no puede seguir basándose en la venta de aparatos electrónicos, sino que consiste en proporcionar a sus clientes valor continuado a través de una comunidad online, apps móviles, etc. El dispositivo deja de ser el punto final de la experiencia de usuario y se convierte así en un token de acceso a una nueva experiencia, más amplia y dilatada en el tiempo.

Como es habitual en estos tiempos, la mayor presión no le llega a Garmin por parte de sus competidores directos tradicionales en el mercado de los GPS deportivos, sino que le llega desde “recién llegados” al mercado de los gadgets, como Nike o Fitbit, o por una serie de nuevos competidores que han aparecido gracias al desarrollo y proliferación de los smartphones, como EndomondoRunkeeper o Strava. Sin olvidar que una parte de la presión competitiva proviene de jugadores que ni siquiera tienen capacidad para “medir” la actividad o registrar la posición, sino sólo para publicar y compartir rutas, puntuaciones o “quedadas”, al más puro estilo de una comunidad online de hace, pongamos, quince años.Sigue leyendo el artículo…

Qué es un producto «rompehielos» y cómo evitar que escape a tu control
Los productos «rompehielos» existen en prácticamente todos los sectores. Se trata de iniciativas que una empresa lanza no para conseguir una rentabilidad directa, sino para hacer más efectivo su «enganche» con el mercado, ya sea generando atención, demostrando capacidad en un área determinada o facilitando la entrada en cuentas en las que sería difícil entrar de otro modo.

En el sector tecnológico, el recurso a los «rompehielos» es muy habitual, tanto en fabricantes de software como en proveedores de servicios tecnológicos. Pueden presentarse al mercado como un producto cualquiera o pueden llevar el apellido «prototipo», «prueba de concepto» o algún otro similar, si su carácter es marcadamente innovador o experimental.

Los rompehielos son útiles: te proporcionan una excusa para comunicar, un mensaje que lanzar a tu mercado o una forma de romper barreras de entrada en algunos clientes. Pueden ser una forma acelerada de adquirir credenciales, de demostrar competencia en una línea tecnológica nueva. Además, sirven para que tu equipo simule trabajar en un proyecto real con una determinada tecnología. Un buen rompehielos debe reunir varias de estas características:Sigue leyendo el artículo…

Tu política personal de contraseñas

Hace un par de meses, la masiva filtración de tres millones de datos de usuarios de Adobe volvió a poner de manifiesto una máxima que nunca hemos de olvidar: el usuario común no es consciente de los elevados riesgos que corre usando contraseñas simples.

Ni siquiera cuando confías tu contraseña a una empresa aparentemente seria, como Adobe, puedes estar seguro de que la vayan a tratar con la diligencia debida. Por eso, es fundamental contar con una política personal de contraseñas que sea tan práctica como robusta.

De nuestra política de contraseñas pueden depender cosas tan variadas, pero tan valiosas, como nuestra identidad en las redes sociales, nuestros documentos más importantes y, no olvidemos, el acceso a nuestras cuentas corrientes y tarjetas de crédito.

Mi propuesta siempre ha sido la misma: un esquema de tres capas, con contraseñas seguras en todos los casos pero buscando la practicidad:

Sigue leyendo el artículo…
Seguridad de los datos de marketing
En un entorno en el que las decisiones sobre tecnología están basculando desde el departamento de sistemas hacia el de marketing, cabe preguntarse si la información que se genera en esa área está convenientemente protegida.

Recientemente, he tenido la oportunidad de comprobar, de manera muy cercana, los múltiples problemas a los que se enfrenta un usuario cualquiera para proteger sus datos, incluso cuando mantiene una buena política de copia de seguridad. El iPhone de mi mujer dejó de funcionar estando de viaje en el extranjero: cuando no tienes cerca tu ordenador y las wifis a las que tienes acceso no son más que conexiones gratuitas, lentas y poco fiables, copiar o restaurar casi 7GB de información se convierte en tarea imposible. Un claro ejemplo de cómo incluso a la mejor política sobre el papel se le encuentran puntos débiles en cuanto se la expone a la más diversa realidad.

Todo esto me ha llevado a pensar en el gran tema que afecta a los directivos de marketing de la actualidad: como ya dije hace unas semanas, el director de marketing es cada día más un decisor y gestor de tecnología. Si bien todos reconocemos que resulta esencial que el CMO se coordine con la división tecnológica de su organización para optimizar decisiones y operaciones y evitar el caos, lo cierto es que esto no es posible en todos los escenarios: no son pocas las organizaciones actuales en las que ni siquiera existe un rol específico equivalente al CIO, sino que las decisiones de negocio y tecnología emanan, desde la fundación, de una misma persona.Sigue leyendo el artículo…

La tecnología es, cada vez más, responsabilidad del departamento de marketing
La frase “The CMO is the new CIO” es ya casi un lugar común. En las organizaciones más dinámicas, la función de marketing está tomando las riendas de las decisiones estratégicas en tecnologías de la información (TI). Esta transición, que tiene mucho sentido desde una perspectiva de orientación al cliente, está plagada de riesgos de los que hay que ser consciente.

La economía digital, la necesidad de conocer cada vez mejor al cliente y estar más cerca de él y, sobre todo, la búsqueda de un mayor dinamismo en la respuesta a los impulsos del mercado, están provocando que no deje de crecer el presupuesto que dedican a tecnología los departamentos de marketing.

Muchos departamentos de marketing perciben esta nueva situación como algo plenamente positivo, pues significa más presupuesto, más agilidad y más libertad para que la tecnología responda a sus objetivos y necesidades. Sin embargo, con esas ventajas viene también una serie de cargas:Sigue leyendo el artículo…

El mapa de la tecnología del marketing digital
No sé si soy más un marketing technologist o un technology marketer pero, sea cual sea la patología concreta que me hace tener un pie en la tecnología y otro en el marketing, me encantan las infografías como esta que ha publicado recientemente Gartner: el plano de transportes del marketing digital.

Este plano creado por Gartner indica, por medio de zonas, líneas, estaciones y correspondencias, las relaciones y agrupaciones de las principales áreas, conceptos y tecnologías a disposición del marketing digital actual.Sigue leyendo el artículo…

Cómo he sacado (aún más) provecho a mi Kindle
A través de Google Reader, estoy suscrito a docenas de feeds RSS que intento leer (a duras penas) a lo largo del día. Leer GReader en un navegador en mi PC o en el teléfono se me hace muy complicado debido a las constantes interrupciones que llegan desde el correo electrónico, las redes sociales, WhatsApp, etc., así que me suele resultar casi imposible leer los posts más largos o con más sustancia. Tras un tiempo usando Evernote sin conseguir resolver el problema del todo, se me ocurrió (intentar) ponerle solución usando para ello mi Kindle. Voy a contaros cómo lo he hecho, por si a alguien más le resulta de utilidad.

Uso un Kindle desde hace ya casi tres años. Aunque también lo he usado para estudiar el SAPM, la literatura (de la seria o de la de gestión de empresas) es el uso que le doy con mayor frecuencia. Cuando uso el Kindle, busco un momento de tranquilidad, una ubicación adecuada, silencio el teléfono… el entorno perfecto para que también pueda leer esos artículos que se me resisten delante del ordenador. Sabiendo eso, sólo me faltaba una fórmula sencilla y cómoda para mandar al Kindle, a lo largo del día, esos artículos interesantes. Las premisas: la menor complejidad posible, con el mayor grado de automatización.

Inicialmente, busqué fórmulas que me permitieran limitarme a marcar un elemento como destacado (la estrellita) en Google Reader y que el proceso continuase él solo. Intenté crear algunas recetas de If this then that (IFTTT), sin éxito: ningún problema en detectar el nuevo elemento destacado pero resultaba imposible enviarlo al Kindle. Siempre me encontraba con el mismo problema: no había forma de generar, al vuelo, una versión del artículo en formato Word o PDF que se adjuntaría después al mensaje que se enviaría por email a mi dirección @kindle.com . Hice todo tipo de pruebas, usando en el medio servicios de almacenamiento como Dropbox o incluso los típicos Evernote o  Pocket pero, en realidad, daba igual: IFTTT no era capaz de recoger el archivo generado por servicios como Web2PDF y adjuntarlo al email o cargarlo en alguno de esos servicios.Sigue leyendo el artículo…

Mi primera semana en atSistemas

Para quienes me conocen personalmente o estamos conectados a través de TwitterFacebook LinkedIn, no es ninguna novedad lo que voy a decir. El pasado lunes, me incorporé a atSistemas, como responsable de las funciones de Desarrollo de Negocio, Marketing y Comunicación.

Este cambio se produce tras pasar cuatro años y medio en SICE, desempeñando roles diversos pero siempre relacionados con la comercialización y/o implantación de tecnología (peajes electrónicos free-flow, sistemas de backoffice, gestión de contenidos, etcétera).

Mi entrada en atSistemas me supone un gran reto en dos dimensiones distintas. Por un lado, porque es la primera vez que me dedicaré, en exclusiva, a las áreas de marketing y comunicación, aunque estas funciones siempre hayan estado presentes en mi carrera profesional en mayor o menor medida. Además, porque las características de la empresa y su situación actual, con un marcado crecimiento sostenido a pesar de la crisis, exigen de estas áreas resultados excepcionales, a la par con el buen trabajo que el resto de funciones han realizado a lo largo de los últimos años.Sigue leyendo el artículo…