Etiquetatecnología

Toda empresa es una empresa de software. Y de comunicación, también.

Lo de “Toda empresa es una empresa de software” se ha convertido ya en un adagio. Aún quedan, es cierto, negocios que no tienen una elevada dependencia del software, pero son empresas que no han evolucionado, para las que el siglo XXI aún no ha comenzado y que tienen los días contados, inexorablemente. Para las demás, sus sistemas informáticos son la base de su actividad, la fuente de sus principales ventajas competitivas y una de las principales prioridades de inversión continua.

Tengo una mala noticia, no obstante: esa frase ya está anticuada. Quienes, en 2014, estén aún intentando convertirse en una empresa de software o acaben de darse cuenta del diferencial de valor que se consigue por medio de la tecnología tienen un serio problema. Deberían hacer todo lo necesario para alcanzar el nivel tecnológico adecuado en un tiempo mínimo y prepararse para el siguiente paso, pues muchos de sus competidores ya lo han dado.

¿Y cuál es el siguiente paso? Convertirse en un medio de comunicación. Como digo, muchos ya están allí: abundan las marcas que tienen, hoy, más capacidad de generación de contenidos que la que tenían muchos periódicos regionales hace una década. Y no sólo eso: muchas cuentan con audiencias notablemente más nutridas. A modo de ejemplo (y salvando las distancias conceptuales), hoy hay literalmente docenas de periódicos en España con menos lectores que “Me gusta” tiene la página de Coca-Cola España en Facebook. Además, las marcas tienen una capacidad natural para embarcarse en la redifusión de contenidos de terceros, cuando estos encajan en su territorio de comunicación, lo que las dota de capacidad no sólo de producción, sino también de amplificación y las iguala con cualquier medio al uso. Seguir leyendo

Las 4V del Big Data

A pesar de que ya llevamos unos cuantos años manejando el término “Big Data”, no siempre está claro a qué nos referimos con él, realmente.

De hecho, es habitual pensar que “Big Data” es equivalente a “muchos datos”, pero esto no es completamente cierto. Es verdad que el Big Data implica la recopilación, almacenamiento y explotación de muchos datos, pero no basta con eso para que podamos hablar de Big Data.

Existe un cierto consenso acerca de que, para que podamos decir que un entorno es un entorno de Big Data, tiene que reunir cuatro características. Como los nombres de las cuatro empiezan por la letra “v”, solemos hablar de “las 4V del Big Data”.

Veamos en qué consiste cada una de las cuatro V:

Volumen

No es extraño escuchar comentarios como que Big Data no es más que Business Intelligence “a lo bestia”.

Sin embargo, una mayor cantidad de datos no es suficiente para que podamos hablar, sin más, de Big Data. Como ya hemos dicho, Big Data implica cantidades ingentes de datos, pero manejar cantidades ingentes de datos no es suficiente para estar hablando de Big Data.

Sin las otras V, seguiríamos hablando de un esfuerzo de inteligencia de negocio “tradicional”, sólo que con volúmenes mucho mayores.

Y, por supuesto, tampoco debemos pensar que las iniciativas de Big Data están todas encuadradas en el área de Business Intelligence. Big Data es un concepto que no está limitado o definido por los objetivos que se persiguen con la iniciativa, sino por las características de los datos y del entorno en el que nos movemos, resumidas en estas “4V”. Seguir leyendo

¿Aplicación nativa o web móvil? Una disyuntiva que, en realidad, no existe

Desde que comenzaron a proliferar los dispositivos móviles, el principal debate al que se ha enfrentado toda compañía al plantear su estrategia móvil es si abordar la creación de aplicaciones móviles (apps) o limitarse a tener un sitio web móvil completamente adaptado. En realidad, esas alternativas son una falacia, puesto que no cabe decidir, sin más, entre unas y otras.

A estas alturas del juego, a nadie se le debería escapar que las apps juegan un papel distinto del que juegan las webs móviles. Y esa diferencia no está tan relacionada con las capacidades técnicas de unas y de otras, como muchas veces se nos hace creer, sino en lo que podemos hacer con unas y otras: Seguir leyendo

Todos los bits son iguales

Ya estamos en el año 2014 y, sin embargo, aún abundan las empresas que fuerzan a sus clientes a reproducir comportamientos más propios de 1985. En los últimos meses, ¿cuántas veces has tenido que enviar, por correo electrónico, un documento firmado y escaneado?

Alguien te envía por email un documento para que lo aceptes pero te requiere que se lo devuelvas firmado. No le vale con que contestes al correo diciendo que estás de acuerdo, no, necesita ver tu firma. Pero, claro, lo que va a ver no es tu firma, sino tu firma escaneada. Quizás, ni eso: verá tu firma digitalizada e insertada en su documento, posteriormente guardado como PDF. Sin embargo, para muchos, los bits que representan tu firma garabateada en un PDF parecen ser mejores bits que los que codifican tu OK en un modesto email. Pero todos esos bits son iguales, en el fondo. Seguir leyendo

Heartbleed: una terrible vulnerabilidad informática

En los últimos días, las noticias sobre Heartbleed, la importante vulnerabilidad descubierta en la tecnología OpenSSL, ha ocupado tuits y titulares por doquier. Y no es para menos: se trata de un bug que puede ser usado de forma prácticamente continua, sin dejar huella, en uno de los sistemas de seguridad más extendidos en la Web.

Pero… ¿qué es Heartbleed?

Heartbleed es una vulnerabilidad descubierta en dos versiones concretas, 1.0.1 y 1.0.2-beta, de OpenSSL (ver más abajo) que permite a un atacante acceder a una pequeña porción (64 KiB) de la memoria del servidor web al que ataca. En esa pequeña porción de memoria puede haber cualquier cosa, en cada momento. El matiz peligroso está en que el atacante puede repetir su ataque tantas veces como quiera a lo largo del tiempo, consiguiendo 64 KiB de memoria distintos cada vez: para evitar otro tipo de ataques, la posición en la que se van guardando los datos en memoria va cambiando dinámicamente, así que sólo tienes que hacer un número ingente de ataques de 64 KiB y confiar en que las probabilidades te permitan pescar alguna información interesante, como un usuario y contraseña o una clave privada. Seguir leyendo

El eCommerce: una gran oportunidad para los contact centers

Esta pasada semana, en atSistemas organizamos un evento que giró alrededor de dos de los principales retos del comercio electrónico en la actualidad: la omnicanalidad y la experiencia de usuario. La reunión salió realmente bien, con un nutrido grupo de clientes de sectores diversos, entre los que primaban los provenientes del sector asegurador, seguidos por los retailers.

En el evento, me encargué de una de las sesiones, centrada en establecer el vínculo entre cada uno de los grandes conceptos que habían salido a lo largo del día y las características de IBM WebSphere Commerce, la solución de comercio electrónico en la que estamos especializados en atSistemas. Cuando llegó el momento de hablar de servicio al cliente, aproveché para presentar una de las principales novedades recientemente incorporadas a WebSphere Commerce, Sales Center. Este complemento permite a los operadores del contact center de un eCommerce dar servicio a los compradores de forma completamente integrada con la funcionalidad del comercio electrónico. El representante de servicio al cliente gana acceso al carrito de la compra en su estado actual, con capacidad para modificarlo y terminar el proceso de pago mientras se mantiene al teléfono. Además, recibe información de venta cruzada y upselling proveniente directamente de WebSphere Commerce, calculada según las reglas definidas para la web, y muchas otras características útiles para prestar servicio a los clientes del eCommerce. Todo esto, sin necesidad de un costoso y laborioso proyecto de integración.

IBM Sales Center es un auténtico game changer en el mundo del comercio electrónico y, al mismo tiempo, marca con claridad el camino que deben seguir los contact centers que quieran resultar competitivos. Y no digo esto desde el simple asombro por las posibilidades tecnológicas del producto, sino desde el convencimiento de que la integración estrecha entre el software de comercio electrónico y el del contact center se traduce en beneficios evidentes para las tiendas. Hace bien poco, tuve oportunidad de escuchar a Jose Cantera, de KPMG Digital, exponiendo el aumento de la tasa de conversión en varios eCommerce en función de si incorporaban o no en el proceso de checkout alguna posibilidad de contacto “rica”, como el chat, el click-to-call o el click-to-video: con cada una de ellas, la tasa de conversión se multiplicaba, alcanzando el 20-25% en el caso del click-to-video. No hablamos de características cool, que quedan bien en nuestra tienda, sino de resultados. Hablamos de dinero, de la diferencia entre crecer o cerrar. Y, en todo esto, el contact center tiene mucho que decir. Seguir leyendo

iupay promete demasiado… y me decepciona

Hace un par de semanas, se anunció a bombo y platillo el nacimiento de iupay, un servicio de pagos online promovido por las principales entidades financieras españolas y que era descrito por muchos como una alternativa a Paypal.

La maquinaria de comunicación detrás de iupay aseguró, allá por el 17 de febrero, un sólido y contundente impacto en los medios de comunicación, que se hicieron eco del lanzamiento de la nueva plataforma sin ahorrar en adjetivos positivos. Ya desde el anuncio inicial, hubo algo en todo esto que me dio mala espina. ¿Alternativa a PayPal? ¿En qué se diferencia? ¿Cómo van a conseguir tracción? En un vistazo rápido a su web, mis sospechas sobre la solidez de la nueva propuesta fueron en aumento. ¿Qué beneficios anuncian para los comercios? “Tus clientes se sentirán más seguros porque no tendrán que teclear su tarjeta de crédito.” ¿Y para los usuarios? “Creando tu cartera iupay tendrás siempre disponibles las tarjetas que añadas para comprar en Internet.” ¿Servicios de prevención del fraude? ¿Recibir pagos en tu cuenta? ¿Pagar sin necesidad de tener tarjeta? ¿Pagos entre particulares? Nada de nada. ¿Alternativa a PayPal? ¿En serio?

Seguir leyendo

Entrevista a los fundadores de Biddus, el marketplace inverso

Biddus es una plataforma en la que es el comprador quien lanza sus peticiones de oferta a muchos vendedores, indicando qué quiere y cuánto está dispuesto a pagar, en busca de las mejores condiciones. Las solicitudes se distribuyen entre los proveedores que se adhieren a la plataforma, que pueden lanzar sus ofertas para adjudicarse la venta.

Biddus nació de la mano de Ruth Puente y Juan Ramón Alonso. Ella es arquitecta y él, informático. A lo largo de estos años, Biddus ha ido creciendo hasta contar con un equipo de 12 personas. Ruth y Juan Ramón han sumado socios e inversores y han despertado interés en varias incubadoras y concursos de emprendimiento. Vamos a conocer algo más sobre ellos y sobre su negocio en esta entrevista que le hice a Juan Ramón aprovechando que trabajamos juntos en atSistemas:

¿Cómo nació la idea de Biddus?

Ruth es arquitecta de profesión y está acostumbrada a participar en procesos de licitación para administraciones y para la adjudicación de las distintas partidas en las obras civiles. De ahí surgió la idea: ¿por qué no crear un punto de encuentro donde todo el mundo pueda decir lo que quiere y sean los vendedores los que compitan por vender de una forma pública y transparente?

Una cosa es desarrollar una aplicación y otra embarcarse en una aventura empresarial. Son dos retos distintos. El primero es sólo una parte de lo que requiere el segundo.

Una vez surgió la idea, ¿cuándo os decidisteis a crear Biddus? ¿Qué os animó a hacerlo?

Seguir leyendo