A menudo, la innovación más exitosa es la más simple. Decathlon lo demuestra con sus bikinis Nahia, un producto sencillo y práctico que sintoniza a la perfección con una de las principales motivaciones de su público objetivo: la variedad y la personalización de sus conjuntos, a buen precio.

El tiempo demostrará si la gente de marketing de Decathlon acertó plenamente con este nuevo producto pero, a priori, tienen muchas papeletas. Me apuesto algo, además, a que el ticket medio de bikinis sale mayor con una fórmula como ésta: la posibilidad de combinar y añadir accesorios produce en el comprador un efecto “estoy haciendo un buen negocio” que puede llevar a comprar más elementos al percibir una utilidad mucho mayor en la inclusión de cada nueva pieza.