Etiquetaempleo

People-Centered Internal Marketing

A pesar de haber usado y defendido la expresión “employer branding” en no pocas ocasiones en los últimos años, no puedo evitar ver ya un fuerte desgaste en el concepto.

Lo que, inicialmente, era una idea limpia y cargada de buenas intenciones ha terminado como tantas otras cosas: convertida en un recetario facilón y descafeinado, habitualmente puesto en práctica con profunda desgana.

¿Tienes problemas para contratar a las personas que más te interesan? ¡Camisetas! ¡Organiza un evento! ¡Habla en plan molón en Twitter! Eso es employer branding para no pocas empresas: sólo fachada, sin sustancia interna. Una marca sin esqueleto, como tantas.

Por eso, agradezco encontrar artículos como este de Tim Kopp (cuyo blog deberías seguir si no lo haces ya), en el que pinta un marco de trabajo para el desarrollo de una estrategia de marketing interno, sólida y coherente.

Seguir leyendo

Mi nueva aventura profesional: Bitext

Hoy, os voy a hablar de unos tipos cualquiera. Unos tipos que trabajan en lo que, según algunas métricas, es una PYME, que es algo que sólo hacen los losers. Algunos de estos tipos incluso estudiaron carreras de letras, filologías y tal, de esas que sólo estudian los fracasados a los que no les da la nota para estudiar otra cosa.

Esos tipos trabajaron aquí y allá, siempre cerca de los ordenadores pero sin alejarse nunca del lenguaje, esa habilidad que los homo sapiens hemos aprovechado y pulido hasta niveles nunca antes vistos en nuestro planeta. Picotearon aquí y allá, en proyectos que seguro fueron muy interesantes y en otros que, también con certeza, lo fueron mucho menos. En su interior, sobre todo en el de uno de ellos, había un pequeño fuego que, quizá, no alumbraba demasiado, pero que ahí estaba, calentando de forma incesante sus pensamientos: hay una forma mejor de hacer esto que hacemos. La lingüística computacional ha estado siempre dominada por conceptos que provienen de su pata computacional, matemática, y, paradójicamente, no se ha prestado la atención debida a su vertiente lingüística. La lingüística computacional es, tradicionalmente, computación aplicada a resolver problemas lingüísticos. A esa tortilla, se le podía dar la vuelta: lingüística aplicada a resolver lo que la informática no es capaz de abarcar plenamente. La informática como herramienta, no como solución. Seguir leyendo

Consejos ESENCIALES para tus emails de autocandidatura

Por mi trabajo, gestiono varias direcciones de email genéricas de contacto. En ellas, recibo a diario un buen número de mensajes de autocandidatura de personas, principalmente jóvenes, en busca de empleo. La mayoría de esos mensajes son, desgraciadamente, lamentables. Trataré de resumir una serie de pistas para multiplicar las probabilidades de éxito de tus emails de autocandidatura.

Cuando empecé a escribir este artículo, lo consideraba un off-topic. Sin embargo, pronto caí en la cuenta de que no era así: nada hay más relacionado con el marketing que el marketing de uno mismo, como candidato, durante la búsqueda de trabajo. Al buscar empleo, somos marcas en busca de consumidores y, como tales, un mal email de autocandidatura es una oportunidad desaprovechada (¡perdida!) de impactar a nuestro cliente. Recuerda que no hay una segunda oportunidad de causar una buena primera impresión.

Por qué hay que cuidar más los emails de autocandidatura

Recuerda que, cuando envías tu CV a una empresa sin contestar a ninguna oferta específica, estás echando las redes en un gigantesco océano en el que ni siquiera sabes si hay peces. Así que más te vale que tu red sea grande y esté bien tejida porque, de lo contrario, lo más probable es que ni abran tu mensaje de autocandidatura. Ponte en el papel de quien recibe ese email: cada día, le llegan docenas (o incluso cientos) de mensajes de candidatos en busca de empleo; tiene poco tiempo y muchas cosas que hacer, así que no puede dedicar tres minutos a averiguar quién eres, qué sabes hacer o en qué ciudad vives. Normalmente, esa persona no gestiona los procesos de selección, sólo decide si borra tu mensaje o se lo envía a alguien a quien pueda interesar: pónselo fácil.

Manos a la obra

Así que, tras ver un montón de esos mensajes de autocandidatura escritos sin cariño alguno, he recopilado los principales errores que los candidatos suelen cometer en ellos y cómo evitarlos para maximizar las probabilidades de que tus emails hagan su trabajo con eficacia. Sin ningún orden en particular: Seguir leyendo

3 consejos para tus entrevistas de trabajo

En un artículo de hace ya unos días, 3 formas de no cagarla en una entrevista de trabajo, Laurie Ruettimann hizo un resumen perfecto de los puntos básicos para afrontar una entrevista:
  • Tu apariencia importa: tu aspecto debe ser neutral (y yo añado: neutral en el entorno en el que te mueves).
  • Cállate: aprovecha para extraer toda la  información posible.
  • Di que sí: debes tratar de conseguir que te oferten para poder decidir después, así que no plantees obstáculos.

En su artículo encontrarás una explicación más extensa de cada uno de ellos. El primero es muy obvio, aunque eso no significa que todo el mundo lo cumpla como es debido. Los otros dos, en cambio, son mucho más contraintuitivos y, por ello, mucho más efectivos si los pones en práctica. Y mucho más aún si los combinas con astucia:

  • Entrevistador: ¿estarías dispuesto a trabajar veinte días seguidos sin descanso para lograr tus objetivos?
  • Tú: Sí, claro. ¿Ocurre eso a menudo en esta empresa?

Llévate a casa una oferta bajo el brazo y toda la información posible para tomar la decisión que mejor te encaje: ese debe ser tu objetivo.

© 2018 Manuel Delgado Tenorio

Subir ↑