Si os pasa como a mí, vuestros blogs personales están más desiertos que un páramo del estado de Nevada. No compensa publicar algo en tu blog y confiar en que lo lean tus pocas docenas de seguidores fieles.

La atención de la mayoría del público ya no está ahí: está en los feeds de notificaciones que les concentran y les presentan lo que quieren ver, filtrado por una selección previa (las personas a las que siguen o con las que están conectados) y dinámica (lo que los demás consideran más interesante en cada momento).

Por eso, ahora cobra fuerza el publicar fuera de tu blog, de tu propiedad, para alcanzar a las huidizas audiencias que ya no nos hacen ni puñetero caso. Dentro de poco, escribiré sobre lo abismalmente más eficaz que resulta, por ejemplo, escribir en LinkedIn Pulse. Otras opciones más abiertas, como Medium, son ya gigantes y siguen cobrando fuerza día a día.

Facebook se ha dado cuenta y se une a la fiesta resucitando una vieja función que dejó morir (o, más bien, mató) hace unos años: las “notas”. A lo que no eran más que “actualizaciones largas”, el equipo de Facebook le ha hado ahora un editor potente y sencillo muy al estilo de Medium o LinkedIn Pulse y un aspecto final también muy en esa línea. Todo ello, con el propósito de que blogueemos dentro de Facebook. A pesar del “miedo” que da el cross-posting, habrá que pensar en probarlo.

Si no encuentras el botoncito mágico en tu perfil de Facebook, ve directamente a https://www.facebook.com/notes