Soy Manuel Delgado Tenorio. Me dedico al marketing y la tecnología desde hace más de 20 años. Aquí hablo de Customer Analytics, Machine Learning, datos, MarTech y otros temas que me interesan.

Pistas y consejos sobre GTD

Si ya tienes claro qué es GTD y has seguido las indicaciones de la guía para empezar con GTD, tu camino hacia la reducción del estrés ya ha comenzado.

Ahora, voy a compartir contigo unos consejos sobre GTD recopilados a lo largo de 15 años de uso diario de este sistema. Algunos de ellos son útiles desde el día 0, mientras que a otros consejos les sacarás más jugo cuando ya tengas algo de inercia acumulada.

Recuerda que todo esto no es más que un resumen introductorio. Si quieres saberlo todo sobre GTD, lo mejor que puedes hacer es leerte el libro «Getting Things Done». Puedes encontrarlo en inglés, en español y en formato Kindle.

Índice de consejos sobre GTD:

Apúntalo TODO

Sí, ya sé que esto no es tanto un consejo sobre GTD como un pilar básico del sistema. Pero hay que insistir en ello, porque es fundamental: debes acostumbrarte a capturar toda la información. Idealmente, en el primer momento en que la identificas.

Para eso, necesitas tener acceso fácil e inmediato a tu «Bandeja de entrada», en todo momento. Hoy, la solución más evidente es una aplicación que corra en tus dispositivos móviles y en tu ordenador principal. Como conté en el artículo sobre herramientas para GTD, uso Todoist y estoy muy contento con ella, pero hay docenas de servicios similares.

Sigue leyendo el artículo…
Qué herramientas necesitas para empezar con GTD

Si has llegado hasta este artículo directamente, quizá quieras leer antes la introducción a qué es GTD o la guía rápida para comenzar con GTD.

Cualquier herramienta debería valerte

En realidad, no necesitas tener herramientas para GTD concretas. David Allen propone empezar por la forma más sencilla posible, así que puedes empezar perfectamente con lápiz y papel. GTD es un sistema muy rígido en sus principios básicos, pero muy abierto y flexible en la forma de ponerlos en práctica.

Así que, sí, podrías perfectamente limitarte al uso de un lápiz y una libreta, e incluso dotarte de las 43 carpetas (de cartón) que menciona David Allen. Sin embargo, contar con la ayuda de alguna herramienta más específica (y moderna) te resultará provechoso y productivo.

En teoría, cualquier aplicación de gestión de tareas debería servirte. Por supuesto, lo ideal es que la herramienta que elijas se ajuste a ti, a tu forma de trabajar y al resto de herramientas con las que trabajas habitualmente.

Tendrás que probar y, en tu proceso de reflexión sobre tu progreso con GTD, decidir si ya has encontrado la herramienta correcta para ti o si debes seguir buscando. Aquí, sólo voy a contar las que yo uso, que no tienen por qué ser las más adecuadas para otras personas.

La base de mi sistema GTD es Todoist

Mi principal herramienta para GTD es Todoist. En ella registro todo lo que tengo que hacer y lo organizo en las carpetas (etiquetas y proyectos) que forman parte de mi sistema GTD. Todoist no pretende ser una herramienta «100% para GTD», pero todo en ella huele a GTD, así que es una base magnífica para adoptar el sistema.

Sigue leyendo el artículo…
Guía práctica para empezar con GTD

En el artículo anterior, vimos qué es GTD, cómo puede ayudarnos y sus principios básicos. Llevemos ahora a la práctica todo lo que aprendimos.

Contenido

  • Revisión y reflexión en GTD
  • GTD en el día a día
  • Actividades principales del flujo de trabajo

    Primero, recordemos las actividades básicas del flujo de trabajo de GTD:

    • Capturar o recopilar
    • Procesar lo recopilado:
      • Aclarar o refinar
      • Organizar
    • Reflexionar y revisar
    • Hacer

    Para llevar eso a cabo, en GTD usamos listas. Esas listas pueden adoptar formas diversas: pueden ser listas en un cuaderno, notas post-its, papeles en una carpeta o listas en cualquier aplicación informática. Lo que importa es que el método que elijas para mantener tus listas o carpetas sea el que a ti te resulte más cómodo y productivo.

    Listas básicas de GTD

    Las listas/carpetas básicas de GTD son:

    • Bandeja de entrada
    • Acciones siguientes
    • A la espera
    • Algún día/quizá

    En cierto modo, la lista «Proyectos» también es una lista fundamental del sistema, pero veremos más adelante que es una lista un tanto especial, así que prefiero sacarla fuera.

    Con el tiempo y la experiencia, ajustarás y personalizarás tu sistema, añadiendo aquellas listas que te ayuden y prescindiendo de las que no te aportan mucho. Sin embargo, te recomiendo que empieces con esta estructura estándar hasta coger ritmo.

    Sigue leyendo el artículo…
    Getting Things Done (GTD): qué es y cómo empezar

    GTD es un sistema de organización del tiempo creado por David Allen, apto tanto para tu vida personal como para la profesional.

    La columna vertebral de GTD es un flujo de trabajo formado por cinco actividades principales:

    • Capturar o registrar todo aquello que esté en tu cabeza y que pueda requerir tu atención
    • Clarificar o refinar lo que has capturado para, si tiene sentido, convertirlo en acciones concretas (y, si no es accionable pero es útil, guardarlo como referencia para el futuro)
    • Organizar la información capturada para que accesible en los momentos y situaciones (contextos) en los que la puedes necesitar
    • Reflexionar acerca de cómo puedes mejorar el sistema para que te sirva mejor
    • Hacer, que depende de todo lo anterior para que siempre puedas decidir la tarea más adecuada a ese momento y situación

    GTD es un sistema de productividad personal muy eficaz para resolver dos problemas:

    Sigue leyendo el artículo…
    Nueva edición del Programa de Dirección de Marketing del IE

    Se acerca una nueva edición del Programa de Dirección de Marketing de IE Business School, de cuya primera promoción formo parte.

    Extracto del panel de visual recording que se creó durante la sesión

    Con motivo de esta nueva edición, los directores académicos del programa, Manuel Álvarez de la Gala y Félix Muñoz, nos invitaron a los antiguos alumnos a participar en un taller impartido por Roberto Canales, CEO de Autentia, sobre metodologías ágiles aplicadas al marketing.

    La verdad es que la experiencia me encantó, porque es una oportunidad de volver a ver a antiguos compañeros y profesores y porque Roberto logró que las cuatro horas de taller pasasen volando.

    Hizo un recorrido por los principios fundamentales detrás del concepto agile y fue demostrando, de forma práctica, cómo la aplicación de metodologías como Lean, Kanban o Scrum mejoran sustancialmente la gestión de tareas y proyectos.

    Para tratar de ser ecuánime, si tengo que ponerle alguna pega al, por otra parte magnífico, contenido es que Roberto hizo una pequeña trampa: no habló exactamente de agilismo aplicado al marketing, sino de agilismo aplicado a los proyectos de desarrollo de software para el área de marketing. Una sutil pero importante diferencia. Ese es el terreno que mejor conoce y del que hay ya años de experiencia acumulada y aprendizajes en el mercado. Hoy, se podría hablar ya incluso de inercia adquirida.

    Falla rápido, falla barato.

    Lo otro, tratar de lograr que el área de marketing sea ágil (en el sentido de agilista) incluso en las actividades en las que no hay software involucrado, es lo difícil, lo desconocido. Ahí es donde está todavía todo el camino por recorrer y todos los beneficios por obtener, como ya señalé en la charla que di a este respecto hace ya un par de años.

    En lo relacionado con el software, a menudo Marketing solo necesita integrarse en la forma de trabajo del equipo técnico (que, cuidado, ya es un salto importante). Basta con dejarse llevar por ellos y no resistirse. La dificultad está, por tanto, en trasladar después los principios ágiles adquiridos en ese contacto con IT al mindset propio del departamento de marketing.

    P. D. – Si tienes interés en estudiar el programa de Dirección de Marketing del IE pero te quedan algunas dudas, estaré encantado de que charlemos. Dame un toque.

    Mis objetivos para 2019

    Ya lo dije en Twitter: mi único propósito para 2019 es ser más firme en mis propósitos.

    Dicho de otra forma: mis objetivos no han cambiado de un año para otro, principalmente porque llevo ya un tiempo marcándome objetivos personales de carácter plurianual.

    Lo que sí voy a intentar, en estos primeros meses del año, es trabajar mejor para conseguir lo que me he propuesto: tengo claro a dónde quiero llegar, pero creo que puedo mejorar la forma de recorrer el camino.

    ¿Y cómo se consigue eso? Esa es la gran pregunta. Voy a avanzar y profundizar en líneas que ya vengo empezando desde hace algunos meses:

    • hitos más granulares,
    • disfrutar con el progreso y no con el objetivo
    • no hablar mucho de mis objetivos (por eso este post es deliberadamente críptico en ese sentido)
    • volver a ser un hardcore fan de GTD, metodología que «medio abandoné» hace ya algún tiempo, a pesar de haber sido (relativamente) pionero en su aplicación y su evangelización
    • ser más pesimista (o cauto) con mis previsiones y estimaciones de tiempo y esfuerzo

    A ver cómo se me da. Seguiré informando. O, quizá, no.

    Por qué no debes ser «Data Scientist» generalista 

    Estoy muy de acuerdo con la premisa principal de este artículo –> Por qué no debes ser un científico de datos generalista 

    Ahora bien, me chirría que el autor se haya centrado únicamente en las funciones para crear esas descripciones de puestos, como si la especialización viniera (sólo) de las funciones desarrolladas.

    Para mí, hay un factor igual (o más) importante que determina si hay encaje con el equipo/proyecto/empresa: la especialización de dominio.

    Probablemente, en perfiles de corte más junior no sea tan relevante, ni en aquellos más pegados al dato, como el Data Engineer. Sin embargo, en cuanto subes el nivel de abstracción, el conocimiento del dominio resulta esencial para ponerle sentido al dato.

    Así que, usando sus cinco categorías, las de «Data Analyst» y «Data Scientist» son las que tienen mayor dependencia del bagaje que tengas en esa área de conocimiento.

    En Leads Origins, recibimos muchas candidaturas de personas de perfiles alejados de nuestro dominio (marketing y ventas) para trabajos que son, puramente, los de «Data Analyst» y «Data Scientist».

    Sigue leyendo el artículo…

    Consejos básicos para startups: pon una asesoría en tu vida

    Con eso de que uno ya va empezando a tener algunas canas en esto del emprendimiento, me veo con cierta frecuencia acompañando a nuevos emprendedores en el tortuoso camino de la creación de su (primera) empresa.

    No hablo de la creación de su producto o de su modelo de negocio: aun con todas las dudas e incertidumbres propias de esas líneas, suelen tener un mapa mental mucho más completo y definido que en lo referente a sus primeros pasitos legales, fiscales y administrativos.

    Es habitual que esto sea mucho más acentuado en el caso de equipos emprendedores formados sólo por personas técnicas pero, cuidado, no nos engañemos, venir del lado de “negocio” no garantiza nada, en este sentido.

    Sin ir más lejos, en un MBA te enseñan a ser el CEO de una multinacional global que cotiza en el NASDAQ, pero es raro que te cuenten nada sobre cómo constituir una SL, darte de alta como autónomo, cobrar tu primera factura o abrir una cuenta bancaria, y esas son las habilidades que necesitas cuando creas tu startup (luego ya, si creces y sobrevives, pondrás en práctica las otras).

    Sigue leyendo el artículo…