Cómo he sacado (aún más) provecho a mi Kindle

A través de Google Reader, estoy suscrito a docenas de feeds RSS que intento leer (a duras penas) a lo largo del día. Leer GReader en un navegador en mi PC o en el teléfono se me hace muy complicado debido a las constantes interrupciones que llegan desde el correo electrónico, las redes sociales, WhatsApp, etc., así que me suele resultar casi imposible leer los posts más largos o con más sustancia. Tras un tiempo usando Evernote sin conseguir resolver el problema del todo, se me ocurrió (intentar) ponerle solución usando para ello mi Kindle. Voy a contaros cómo lo he hecho, por si a alguien más le resulta de utilidad.

Uso un Kindle desde hace ya casi tres años. Aunque también lo he usado para estudiar el SAPM, la literatura (de la seria o de la de gestión de empresas) es el uso que le doy con mayor frecuencia. Cuando uso el Kindle, busco un momento de tranquilidad, una ubicación adecuada, silencio el teléfono… el entorno perfecto para que también pueda leer esos artículos que se me resisten delante del ordenador. Sabiendo eso, sólo me faltaba una fórmula sencilla y cómoda para mandar al Kindle, a lo largo del día, esos artículos interesantes. Las premisas: la menor complejidad posible, con el mayor grado de automatización.

Inicialmente, busqué fórmulas que me permitieran limitarme a marcar un elemento como destacado (la estrellita) en Google Reader y que el proceso continuase él solo. Intenté crear algunas recetas de If this then that (IFTTT), sin éxito: ningún problema en detectar el nuevo elemento destacado pero resultaba imposible enviarlo al Kindle. Siempre me encontraba con el mismo problema: no había forma de generar, al vuelo, una versión del artículo en formato Word o PDF que se adjuntaría después al mensaje que se enviaría por email a mi dirección @kindle.com . Hice todo tipo de pruebas, usando en el medio servicios de almacenamiento como Dropbox o incluso los típicos Evernote o  Pocket pero, en realidad, daba igual: IFTTT no era capaz de recoger el archivo generado por servicios como Web2PDF y adjuntarlo al email o cargarlo en alguno de esos servicios.

Desistí de esa línea y, al final, he tenido que optar por un nivel de automatización mucho menor, sustituyéndola por un poco de fuerza de voluntad. Cuando estoy delante del PC, uso la extensión “Send to Kindle” para Google Chrome que distribuye la propia Amazon y que, a decir verdad, genera un documento impecable. En dos o tres clicks, lo tengo resuelto.

Cuando estoy con el teléfono, la cosa es mucho menos directa: una receta de IFTTT hace que todo elemento destacado se me envíe por email a mi dirección, donde Gmail se encarga de destacarme el mensaje mediante un filtro. Más adelante, ya delante del PC, el mensaje destacado me sirve como recordatorio para pasarlo por el “Send to Kindle”. Un poco de lío, la verdad. Con la aplicación de Kindle instalada en tu Android, puedes enviar a tu Kindle archivos usando la opción “Compartir” de varias aplicaciones, pero han de ser archivos, no páginas web, como es mi caso, principalmente.

En cualquier caso, a pesar de que el resultado técnico no se parezca a lo que me imaginaba inicialmente, lo importante es que he cogido inercia en el uso del Kindle para leer esos artículos que, por complejos o extensos, requieren más calma y atención.

1 comentario

  1. Interesante aporte voy a probarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.