Everything from:Artículos

La frase “The CMO is the new CIO” es ya casi un lugar común. En las organizaciones más dinámicas, la función de marketing está tomando las riendas de las decisiones estratégicas en tecnologías de la información (TI). Esta transición, que tiene mucho sentido desde una perspectiva de orientación al cliente, está plagada de riesgos de los que hay que ser consciente.

La economía digital, la necesidad de conocer cada vez mejor al cliente y estar más cerca de él y, sobre todo, la búsqueda de un mayor dinamismo en la respuesta a los impulsos del mercado, están provocando que no deje de crecer el presupuesto que dedican a tecnología los departamentos de marketing.

Muchos departamentos de marketing perciben esta nueva situación como algo plenamente positivo, pues significa más presupuesto, más agilidad y más libertad para que la tecnología responda a sus objetivos y necesidades. Sin embargo, con esas ventajas viene también una serie de cargas:Sigue leyendo el artículo…

No sé si soy más un marketing technologist o un technology marketer pero, sea cual sea la patología concreta que me hace tener un pie en la tecnología y otro en el marketing, me encantan las infografías como esta que ha publicado recientemente Gartner: el plano de transportes del marketing digital.

Este plano creado por Gartner indica, por medio de zonas, líneas, estaciones y correspondencias, las relaciones y agrupaciones de las principales áreas, conceptos y tecnologías a disposición del marketing digital actual.Sigue leyendo el artículo…

La tasa de abandono del carrito de la compra es una de las principales métricas que se gestionan en todo comercio electrónico. En la web del Baymard Institute, mantienen una lista de 19 tasas de abandono de carrito procedentes de otros tantos estudios de primer nivel (IBM, Forrester, etc.) que arrojan una cifra media del 67,35% de abandonos.

Aunque la horquilla entre la cifra menor (55% en un estudio de Forrester y Shop.org) y la mayor (80,30%, en Rejoiner) es muy amplia, la cifra media de los 19 estudios, cercana al 70%, viene a confirmar uno de los «grandes números» en la mente de la mayoría de los marketeros.

El abandono del carrito es una de las principales oportunidades de mejora para las tiendas online. Su minimización debe afrontarse con una estrategia decidida que se plasme en acciones contundentes: acciones activas como el envío de recordatorios/promociones basadas en los contenidos del carrito abandonado o pasivas, como el mantenimiento del contenido del carrito entre sesiones. Todo ello, basado en todos los demás datos disponibles del usuario, su comportamiento y sus afinidades.

Llegué a ese estudio a través de un tuit del siempre recomendable David Bonilla.

Vivimos en un momento de transición hacia un ecosistema de negocios digital: un gran número de consumidores ya operan según las nuevas reglas, mientras que un gran número de empresas aún tienen que dar el paso. En las organizaciones, quienes tienen mayor poder para obstaculizar o promover esa (necesaria) transición son sus líderes.

George Colony, CEO de Forrester, publicaba hace pocos días una lista con las 10 cosas que puede hacer un CEO para promover la adopción del paradigma digital en su empresa. A esta lista, yo añadiría otro punto, que puede resultar muy potente:

Sigue leyendo el artículo…
Las marcas se están subiendo en tropel al carro del branded content. Esta semana, hemos tenido dos importantes anuncios de iniciativas en esta línea: la miniserie de Coca-Cola «Benditos bares» y el «Un DIA en mi barrio», de la cadena de supermercados. Coca-Cola es, quizás, algo más ambiciosa con su movimiento, puesto que se ha aliado con Factoría de Ficción, de Mediaset, para la producción y emisión de la miniserie.

El branded content, es decir, los contenidos originales vinculados a marcas son un vehículo eficaz para transmitir nuestros mensajes. La marca ha de preocuparse, eso sí, por encajar su acción de branded content en un contexto más amplio de relación con el consumidor (redes sociales, blogs relacionados con su target, etc.). Esto es algo que Coca-Cola domina muy bien y, de hecho, esta acción de contenido está enmarcada dentro de una campaña mucho más amplia en distintos formatos y soportes.

Lo que más me convence de estos dos ejemplos es cómo sintonizan con situaciones reales del día a día de sus consumidores. En el caso de DIA, esto es aún más marcado, al enlazar con valores emocionales relacionados con la cotidianidad, la humildad del día a día y la cercanía. Una magnífica manera de romper la barrera entre la marca y el público, aprovechando las características propias del branded content más puro.

A menudo, la innovación más exitosa es la más simple. Decathlon lo demuestra con sus bikinis Nahia, un producto sencillo y práctico que sintoniza a la perfección con una de las principales motivaciones de su público objetivo: la variedad y la personalización de sus conjuntos, a buen precio.

El tiempo demostrará si la gente de marketing de Decathlon acertó plenamente con este nuevo producto pero, a priori, tienen muchas papeletas. Me apuesto algo, además, a que el ticket medio de bikinis sale mayor con una fórmula como ésta: la posibilidad de combinar y añadir accesorios produce en el comprador un efecto «estoy haciendo un buen negocio» que puede llevar a comprar más elementos al percibir una utilidad mucho mayor en la inclusión de cada nueva pieza.

Geert Hofstede es un psicólogo social holandés ampliamente reconocido como el padre de la investigación cultural comparativa. Sus estudios demuestran que las diferencias culturales entre naciones se manifiestan especialmente al nivel más profundo, es decir, al nivel de los valores. Vemos cómo se aplica esto a nuestros esfuerzos de marketing globales.

La importancia de la cultura en la estrategia de marketing

En el marketing global, la planificación y ejecución de una estrategia ha de llevarse a cabo comprendiendo correctamente las culturas nacionales y las diferencias existentes entre ellas. Ignorar esas diferencias entre las culturas nacionales disminuirá, sin duda, tus probabilidades de éxito y, probablemente, pondrá en riesgo toda tu inversión en marketing global.

Para hacerlo todo aún más complejo, el problema principal con la cultura nacional es que, como en un iceberg, la mayor parte de ella es invisible: su núcleo más interno, allí de donde surgen las normas y los valores, contiene multitud de asunciones acerca de la realidad a nuestro alrededor, asunciones que no siempre tus consumidores van a expresar de manera consciente o abierta. La buena noticia es que existen herramientas que te ayudarán con todo esto.

Hofstede, junto con otros investigadores y el Hofstede Centre (una institución vinculada al investigador), crearon y dieron a conocer el «5 National Cultural Dimensions Model» o «Modelo de las 5D». El modelo de las 5D es una poderosa herramienta para los marketeros que buscan una forma sencilla, aunque con rigor académico, de establecer comparaciones entre las distintas culturas de los mercados internacionales a los que se dirigen.Sigue leyendo el artículo…

A través de Google Reader, estoy suscrito a docenas de feeds RSS que intento leer (a duras penas) a lo largo del día. Leer GReader en un navegador en mi PC o en el teléfono se me hace muy complicado debido a las constantes interrupciones que llegan desde el correo electrónico, las redes sociales, WhatsApp, etc., así que me suele resultar casi imposible leer los posts más largos o con más sustancia. Tras un tiempo usando Evernote sin conseguir resolver el problema del todo, se me ocurrió (intentar) ponerle solución usando para ello mi Kindle. Voy a contaros cómo lo he hecho, por si a alguien más le resulta de utilidad.

Uso un Kindle desde hace ya casi tres años. Aunque también lo he usado para estudiar el SAPM, la literatura (de la seria o de la de gestión de empresas) es el uso que le doy con mayor frecuencia. Cuando uso el Kindle, busco un momento de tranquilidad, una ubicación adecuada, silencio el teléfono… el entorno perfecto para que también pueda leer esos artículos que se me resisten delante del ordenador. Sabiendo eso, sólo me faltaba una fórmula sencilla y cómoda para mandar al Kindle, a lo largo del día, esos artículos interesantes. Las premisas: la menor complejidad posible, con el mayor grado de automatización.

Inicialmente, busqué fórmulas que me permitieran limitarme a marcar un elemento como destacado (la estrellita) en Google Reader y que el proceso continuase él solo. Intenté crear algunas recetas de If this then that (IFTTT), sin éxito: ningún problema en detectar el nuevo elemento destacado pero resultaba imposible enviarlo al Kindle. Siempre me encontraba con el mismo problema: no había forma de generar, al vuelo, una versión del artículo en formato Word o PDF que se adjuntaría después al mensaje que se enviaría por email a mi dirección @kindle.com . Hice todo tipo de pruebas, usando en el medio servicios de almacenamiento como Dropbox o incluso los típicos Evernote o  Pocket pero, en realidad, daba igual: IFTTT no era capaz de recoger el archivo generado por servicios como Web2PDF y adjuntarlo al email o cargarlo en alguno de esos servicios.Sigue leyendo el artículo…