Cómo calcular tus costos fijos y aplicarlos al precio de venta

Cómo calcular los costos fijos y cómo aplicarlos al cálculo del margen y el precio de venta: son dos de las preguntas más habituales que dejan los comentaristas en el artículo sobre cómo calcular el precio de venta dado el coste y el margen deseado.

Antes de nada, parémonos a pensar en qué es (y qué no es) un coste fijo. De forma sencilla, podemos decir que todo coste que no varía con el nivel de actividad de la empresa es un coste fijo.

Así, por ejemplo, el alquiler de una oficina sería un costo fijo muy evidente. Su importe se mantiene fijo mes a mes y debes pagarlo incluso si te vas de vacaciones y no pasas por tu oficina en todo el mes.

Lo mismo ocurre con los sueldos de los empleados: el salario es más o menos invariable y se cobra todos los meses, independientemente de que la empresa venda más o menos.

Sin embargo, la cosa no es tan sencilla como decir sin más que ciertos tipos de coste son fijos siempre. Calcular tus costes fijos con precisión te permite entender bien tu estructura de costes para, por ejemplo, no equivocarte con tus previsiones de tesorería. Por eso, hay que analizar las características de cada coste y determinar si son fijos o no.

Retomemos uno de los ejemplos de antes. El sueldo base de un empleado puede ser un coste fijo, sí, pero si esa persona cobra incentivos o comisiones por ventas o por los resultados de la empresa, esa parte de su remuneración será un coste variable.

También, puede que debamos considerar un determinado coste como fijo o como variable en función del área de actividad de la empresa:

  • Una abogada considerará la factura de la electricidad de su oficina como un coste fijo, incluso aunque a lo largo del año el importe de la factura mensual pueda fluctuar ligeramente.
  • Sin embargo, una panadera que use hornos eléctricos para hacer el pan podría considerar su factura de electricidad como un coste variable: cuanto más pan produzca, más electricidad consumirá.

Cada empresa debe analizar sus costes con atención y decidir cuáles debe considerar como un coste fijo.

Cómo aplicar los costos fijos al cálculo del precio de venta

De nada sirve intentar calcular correctamente el precio de venta si nos equivocamos al calcular nuestros costes.

Muchos encuentran dificultad al aplicar los costos fijos de su negocio al cálculo del precio de un producto concreto. Al fin y al cabo, el coste fijo es una gran cifra anual y el precio de cada producto es algo mucho más específico.

Una forma sencilla de repartir los costes fijos de la empresa entre el coste unitario de cada producto es:

  1. Calcula correctamente el importe de todos tus costes fijos anuales.
  2. Calcula correctamente el importe de los costes variables asociados a cada producto (materias primas, manipulación, reparto, mermas…)
  3. Estima el número de unidades de cada producto que vas a vender cada año. Si tienes datos históricos, podrás basarte en ellos. Si no, tendrás que estimar por el método más adecuado a tu caso.
  4. Una vez que sabes cuántas unidades de producto vas a vender y el coste variable asociado a cada unidad vendida, multiplicando uno por otro hallarás el importe total de tus costos variables para todo el año.
  5. Ahora, puedes calcular la proporción existente entre tus costos fijos y tus costos variables. Supongamos que los costes fijos son 10.000 euros y los variables 40.000 euros. En este caso, por cada 4 euros de coste variable, hay 1 euro de coste fijo.
  6. Así, en este ejemplo, si el producto A tiene un coste variable de 8 euros, tendrás que sumarle 2 euros de costes fijos, lo que te da un total de 10 euros. Esos 10 euros son el coste unitario de tu producto, sobre el que ahora puedes aplicar el porcentaje de margen con el que deseas vender, para encontrar su precio de venta.

Obviamente, este método está muy simplificado. Muchísimo. Es una primera aproximación válida para un negocio pequeño y sencillo, pero le falta finura para aplicarse a mayor escala o si hace falta mucha más precisión en el cálculo o si, por algún motivo, prefieres aplicar los costes en proporciones distintas entre unos productos y otros.

Revisa tus cálculos a menudo

Es habitual que, al crear un pequeño negocio, hagamos un esfuerzo por calcular nuestros costes, márgenes y precios antes de comenzar la actividad. También es habitual que, una vez que comenzamos a operar, no encontremos tiempo para verificar si nuestras previsiones estaban acertadas.

Ninguna previsión resiste al contacto con el mercado. Por eso, si has analizado tus costes fijos y variables, has decidido el margen con el que necesitas vender y, con todo ello, has calculado el precio de venta, ahora llega el momento de preguntarte en cuánto se parece la realidad con lo que calculaste.

En cuanto comiences a tener cifras reales, tanto de costes como de ventas, repasa tus cálculos iniciales y haz las correcciones que la realidad te indique.

 

10 comentarios

  1. Magnífico artículo, Manuel, muchas gracias por compartirlo.

    Me queda una duda: cuando calculas la cifra de tus costes fijos anuales, ¿tienes en cuenta costes imprevistos como reparaciones o cosas así?

    • Manuel Delgado Tenorio

      12/04/2017 a las 16:36

      Gracias, Alberto.

      Los costes fijos son, en general, todos aquellos costes que no dependen del nivel de producción o ventas de la empresa. Por tanto, en ausencia de más detalles, podríamos considerar que los imprevistos de carácter general sí entran dentro de los costes fijos.

      De hecho, para un negocio que está empezando, puede ser una buena recomendación el tener en cuenta en sus previsiones una partida sensata para esos “imprevistos”, de forma que si realmente llegan a ocurrir no afecten en exceso a los resultados. Cuanto mayor es la empresa y más información histórica se tiene acumulada, tiene menos sentido hacer ese tipo de previsiones y lo más razonable es presupuestar los costes estructurales sobre la base de la información efectivamente acumulada.

  2. Estoy haciendo un trabajo para la universidad en la que nos piden calcular el punto de equilibrio para un negocio ficticio. He calculado los costes fijos, los variables y la previsión de ventas. El punto de equilibrio me sale en 34 meses. ¿Es este un plazo aceptable? Los costes fijos superan a los costes variables. Nos han dicho que eso no es bueno. ¿Cómo se puede cambiar esa proporción?

  3. Hola Manuel,

    Muchas gracias por tu blog; me han resultado de mucha ayuda. Estoy tratando de empezar un pequeño negocio y me ha resultado muy difícil el poder calcular el precio de venta correcto para mis productos (ofrezco arreglos florales). Me confunde un poco el punto no. 3: estimar el número de unidades a vender… Hay alguna manera de calcular esto cuando no tengo ningún tipo de base o información porque la empresa no ha iniciado operaciones todavía?

    Las unidades previstas a vender se calculan de forma anual o mensual?

    Muchísimas gracias por tu ayuda!

  4. Hola Manuel! de antemano muchas gracias! esta genial este articulo. pero aun tengo una duda con respecto a calcular la proporción existente entre tus costos fijos y tus costos variables. Tengo una peluquería canina mis costos fijos mensuales son de 4’700.000 (peso colombiano) y tengo varios rangos de precios que deseo modificar. por perro pequeño se esta cobrando 25.000 y su costo variable es de 5.000; por perro grande se cobra 55.000 y su costo variable es de 8.500. ( hay mas servicios y productos pero para resumir pondré solo estos dos) ¿entonces que formula debo aplicar para aplicar una correcta proporción de los costos fijos ?(otros indices que me parecen que son relevantes es: hay 2 mesas que se puede proyectar a atender mensualmente 180, y el otro dato que me parece importante es que actualmente van mas perros pequeños que grandes y el máximo que se a atendido es de 90 mensuales

    • Manuel Delgado Tenorio

      30/07/2017 a las 08:41

      Habría que verlo con más calma, Andrés, pero te recomendaría que hagas los cálculos basándote más en la información histórica (ese máximo de 90/mes que mencionas) que en la capacidad teórica disponible (los 180). A medida que la cifra de negocio vaya aumentando, verás cómo tu margen aumenta gracias a que los costos fijos se repartirán entre más servicios. También puedes calcular diversos escenarios para encontrar el punto de equilibrio: el número de servicios mensuales a partir del cual consigues cubrir tus costes y empezar a generar beneficio.

      Es fundamental que tengas en cuenta esa diferencia entre el servicio a perros grandes y a pequeños. Puedes aplicar los costes fijos en una proporción distinta basándote en alguna de las métricas que mencionas, como la diferencia de precio o de coste variable, o en algún otro valor relevante, como la diferencia de tiempo invertido en cada servicio.

      Algo que te puede resultar útil es crear tu propio concepto de “unidad mínima de servicio”. Por ejemplo, puedes usar como unidad mínima el servicio a perros pequeños y calcular a cuántas unidades mínimas equivale cada servicio a perro grande (y el resto de servicios que ofreces). Esa relación puedes definirla en función del tiempo invertido en cada servicio, de sus costes variables o, en el caso de productos, de su coste de adquisición.

      A modo de ejemplo, suponiendo que por cada servicio a perro grande se hacen dos servicios a perros pequeños, (de los 90 mensuales, 60 serían a pequeños y 30 a grandes) y suponiendo que cada servicio a un perro grande equivale a 1,8x de la unidad mínima de servicio (el de pequeños), cada mes estarías haciendo 114 unidades de servicio. Si divides tus costes fijos (4,7 millones) entre esas 114 unidades de servicio te salen 41.228 pesos por unidad de servicio: 41.228 para el servicio a perros pequeños y 74.210 el de perros grandes (1,8x).

      Si estas cifras fueran reales y precisas (que no lo son; tendrás que hacer tus cálculos con la precisión debida) estarías perdiendo dinero en cada servicio, pues el coste total de un servicio a perro pequeño sería 46.228 y el de uno grande, 82.710.

  5. Miguel M. Ugueto E.

    22/10/2017 a las 11:26

    Buenos dias quisiera que me enviaran la direccion de sede donde funcionan, quisiera actualizarme en materia de costos ya que trabajo en el area de Alimentos y Bebidas y debido a la galopante inflacion que exixte actualmente en el pais (2017) hay que ser muy precisos en esta materia para obtener ganancias de lo contrario se corren riesgos.

  6. Buenas tardes, tenía una consulta el leído el artículo de calcular el precio de venta, y efectivamente me surgió la duda porque tengo que calcular el prcio de venta en un ejercicio pero tiene gastos de reventa y no se si sería un gasto fijo o variable?
    Ej: Alonso ha comprado 1000 lomos, le cuesta 6 euros cada lomo y los gastos que le va a suponer su reventa (gastos de un trabajador, gastos del local,etc) es de 3000€. El beneficio que quiere obtener por la venta de los lomos es del 25%. A que precio debe vender cada lomo.
    Según tu explicación mi cálculo fue precio=x/1-(25/100)
    Precio=x/1-0,25
    Precio=6/0,75
    Precio= 8,00€
    Pero en esta conclusión no incluyó el gasto

  7. Estimado Manuel soy de Chile y tengo un taller automotriz, estoy un poco confundido con el tema de costos y poder valorizar los servicios que prestamos en el taller, te cuento son 4 mecánicos y yo que veo la parte administrativa, mis costos fijos mensuales ( incluye todos los gastos que tu mencionas, sueldos , teléfono, impuestos, etc.) son de 10.000 euros y los variables fluctúan entre los 7.000 y 11.000 euros estos son repuestos de los cuales margino una utilidad de 30% aprox. por la compra (me da un ingreso de 2.100 a 3.300 euros mensual). La pregunta es frente a esta realidad como debería calcular el valor hora de mano de obra de los servicios que presto en mi taller. Saludos y gracias por tu articulo.

    • Manuel Delgado Tenorio

      04/05/2018 a las 08:56

      Una fórmula sencilla sería calcular las horas de mano de obra que, de media, se trabajan efectivamente en un mes (o en un año o en la unidad que elijas). Atención: las que realmente se consigue trabajar, no las que teóricamente se podría trabajar con una ocupación del 100%.

      Si los costes fijos están bien calculados e incluyen todo lo que tienen que incluir, sólo habría que dividir los costes fijos para el período entre el total de horas efectivamente trabajadas y, con eso, tendrías la base del coste de la hora de mano de obra.

      Podría, entonces, añadirse cualquier coste variable que estuviera directamente relacionado con la mano de obra (p. ej. – productos de limpieza personal, guantes desechables…), pero creo que, en vuestro caso, os puede resultar más práctico sumar todas esas partidas y considerarlas un coste fijo, metiéndolas en el primer cálculo.

      Así que sólo faltaría decidir con qué margen se quiere operar y añadirlo al coste/hora calculado.

      A mi modo de ver, el coste de los repuestos no debería tenerse en cuenta para el cálculo de la mano de obra, sino que debería facturarse de forma independiente. Así, una determinada operación generaría una factura con una línea por X horas de mano de obra y tantas líneas de repuestos y suministros (p. ej. – X litros de aceite lubricante) como conlleve esa operación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2018 Manuel Delgado Tenorio

Subir ↑