Nostalgia de otros tiempos

Hace unos días, me descubrí haciéndome esta pregunta: «¿cuándo fue la última vez que puse un vínculo a otro blog personal en algún artículo?«

Y la verdad es que no supe contestarme. Hace mucho, mucho.

Supongo que es normal pasar por momentos de nostalgia por los tiempos pasados. Pues a mí, estos días, me ha dado por echar de menos aquellos primeros años de «la web 2.0».

Sí, he dicho «web 2.0». ¿A que llevabas años sin oírlo?

Me refiero, por supuesto, a los tiempos previos a la hegemonía de Facebook, Twitter y un par más. Cuando los reyes de Internet eran Blogger y WordPress.com

Sigue leyendo el artículo…
Tu casa en Google Street View: ¿un dato a proteger?

Un paper publicado por una investigadora de la universidad de Varsovia y otro de Stanford (ficha en Arxiv y enlace al PDF) estudia la correlación entre el estado de conservación de tu casa y tu riesgo, desde la perspectiva de una aseguradora de automóvil.

La principal conclusión del estudio es que, efectivamente, los datos relacionados con el estado de conservación de la vivienda mejoran la capacidad predictiva del modelo.

Sigue leyendo el artículo…
Qué es la privacidad diferencial

La privacidad diferencial es un conjunto de técnicas que permiten que recopilemos y compartamos datos con la «garantía matemática» de que las personas que proporcionaron esos datos no se van a ver afectadas en modo alguno.

En el terreno del Customer Analytics, la privacidad diferencial nos permite entrenar modelos con datos de clientes con la tranquilidad de que el modelo no va a aprender ni a recordar detalles de ningún cliente específico.

Podemos prometer a cada cliente que sus datos concretos no serán revelados, incluso aunque se combinen con otros conjuntos de datos. Esa promesa no es un simple compromiso de marketing o legal, sino que se basa en los fundamentos matemáticos sobre los que se sustenta la privacidad diferencial.

Cómo funciona la privacidad diferencial

Para proteger los datos sensibles de cada sujeto, cuando se lance una consulta a un sistema que incorpore la privacidad diferencial, este modificará el resultado de la consulta añadiéndole nuevos datos (ruido) extraídos aleatoriamente de una distribución generada a partir de los datos originales.

Así, un conjunto de datos que incorpore este concepto al que preguntemos algo como «¿cuántos clientes que nos llamaron ayer tienen un saldo en cuenta superior a 100.000 euros?» no nos devolverá la cifra exacta y real, sino un número cercano a ella resultante de sumarle un valor (positivo o negativo).

Sigue leyendo el artículo…
Pistas y consejos sobre GTD

Si ya tienes claro qué es GTD y has seguido las indicaciones de la guía para empezar con GTD, tu camino hacia la reducción del estrés ya ha comenzado.

Ahora, voy a compartir contigo unos consejos sobre GTD recopilados a lo largo de 15 años de uso diario de este sistema. Algunos de ellos son útiles desde el día 0, mientras que a otros consejos les sacarás más jugo cuando ya tengas algo de inercia acumulada.

Recuerda que todo esto no es más que un resumen introductorio. Si quieres saberlo todo sobre GTD, lo mejor que puedes hacer es leerte el libro «Getting Things Done». Puedes encontrarlo en inglés, en español y en formato Kindle.

Índice de consejos sobre GTD:

Apúntalo TODO

Sí, ya sé que esto no es tanto un consejo sobre GTD como un pilar básico del sistema. Pero hay que insistir en ello, porque es fundamental: debes acostumbrarte a capturar toda la información. Idealmente, en el primer momento en que la identificas.

Para eso, necesitas tener acceso fácil e inmediato a tu «Bandeja de entrada», en todo momento. Hoy, la solución más evidente es una aplicación que corra en tus dispositivos móviles y en tu ordenador principal. Como conté en el artículo sobre herramientas para GTD, uso Todoist y estoy muy contento con ella, pero hay docenas de servicios similares.

Sigue leyendo el artículo…
Qué herramientas necesitas para empezar con GTD

Si has llegado hasta este artículo directamente, quizá quieras leer antes la introducción a qué es GTD o la guía rápida para comenzar con GTD.

Cualquier herramienta debería valerte

En realidad, no necesitas tener herramientas para GTD concretas. David Allen propone empezar por la forma más sencilla posible, así que puedes empezar perfectamente con lápiz y papel. GTD es un sistema muy rígido en sus principios básicos, pero muy abierto y flexible en la forma de ponerlos en práctica.

Así que, sí, podrías perfectamente limitarte al uso de un lápiz y una libreta, e incluso dotarte de las 43 carpetas (de cartón) que menciona David Allen. Sin embargo, contar con la ayuda de alguna herramienta más específica (y moderna) te resultará provechoso y productivo.

En teoría, cualquier aplicación de gestión de tareas debería servirte. Por supuesto, lo ideal es que la herramienta que elijas se ajuste a ti, a tu forma de trabajar y al resto de herramientas con las que trabajas habitualmente.

Tendrás que probar y, en tu proceso de reflexión sobre tu progreso con GTD, decidir si ya has encontrado la herramienta correcta para ti o si debes seguir buscando. Aquí, sólo voy a contar las que yo uso, que no tienen por qué ser las más adecuadas para otras personas.

La base de mi sistema GTD es Todoist

Mi principal herramienta para GTD es Todoist. En ella registro todo lo que tengo que hacer y lo organizo en las carpetas (etiquetas y proyectos) que forman parte de mi sistema GTD. Todoist no pretende ser una herramienta «100% para GTD», pero todo en ella huele a GTD, así que es una base magnífica para adoptar el sistema.

Sigue leyendo el artículo…
Guía práctica para empezar con GTD

En el artículo anterior, vimos qué es GTD, cómo puede ayudarnos y sus principios básicos. Llevemos ahora a la práctica todo lo que aprendimos.

Contenido

  • Revisión y reflexión en GTD
  • GTD en el día a día
  • Actividades principales del flujo de trabajo

    Primero, recordemos las actividades básicas del flujo de trabajo de GTD:

    • Capturar o recopilar
    • Procesar lo recopilado:
      • Aclarar o refinar
      • Organizar
    • Reflexionar y revisar
    • Hacer

    Para llevar eso a cabo, en GTD usamos listas. Esas listas pueden adoptar formas diversas: pueden ser listas en un cuaderno, notas post-its, papeles en una carpeta o listas en cualquier aplicación informática. Lo que importa es que el método que elijas para mantener tus listas o carpetas sea el que a ti te resulte más cómodo y productivo.

    Listas básicas de GTD

    Las listas/carpetas básicas de GTD son:

    • Bandeja de entrada
    • Acciones siguientes
    • A la espera
    • Algún día/quizá

    En cierto modo, la lista «Proyectos» también es una lista fundamental del sistema, pero veremos más adelante que es una lista un tanto especial, así que prefiero sacarla fuera.

    Con el tiempo y la experiencia, ajustarás y personalizarás tu sistema, añadiendo aquellas listas que te ayuden y prescindiendo de las que no te aportan mucho. Sin embargo, te recomiendo que empieces con esta estructura estándar hasta coger ritmo.

    Sigue leyendo el artículo…