Publicado en febrero de 2012

Requisitos de experiencia para la certificación PMP

Este blog siempre ha recibido bastantes visitas de personas interesadas en la gestión de proyectos pero, a raíz de presentarme el año pasado al test de certificación del PMP y escribir un artículo con consejos para afrontar el examen, el número de visitantes que buscan información sobre el PMP se ha multiplicado y, con ellos, también han crecido las consultas que me llegan por email.

Uno de los asuntos relacionados con el examen del PMP que generan más consultas son los requisitos previos para poder presentarse. Actualmente, el PMI exige 4.500 horas liderando y dirigiendo proyectos a lo largo de un mínimo de 3 años de experiencia profesional (7.500 horas en 5 años si no se posee un título universitario), además de 35 horas de formación específica. Muchos de los profesionales interesados en alcanzar la certificación PMP que se ponen en contacto conmigo no cuentan con esa experiencia. En muchos casos, están realmente lejos de esas cifras.

No me sorprende que tantas personas que no cumplen con los requisitos básicos para presentarse al examen deseen alcanzar la certificación. En España, es demasiado habitual que el PMP se vea como un mecanismo de acceso a la profesión de project manager, en lugar de como el reconocimiento de una trayectoria de dedicación a la gestión de proyectos. Como consecuencia, el valor percibido del PMP es también mucho más bajo que en otros países.

Muchos de los que me preguntan por este asunto sin contar con la experiencia necesaria suelen mostrarse comprensivos y razonables al enterarse de que no cumple con los requisitos básicos. Sin embargo, hay un número nada despreciable que, al explicarles el tema, no dudan en indagar acerca de cómo de probable es “que les pillen” si mienten descaradamente en su solicitud. Y aquí encontramos, una vez más, una de las diferencias entre el entorno laboral español y el de muchos otros países civilizados: la falta de ética y el poco apego a  la verdad que, demasiado a menudo, demostramos los españoles en nuestra actividad profesional. Luego, nos sorprendemos y nos quejamos de los políticos, pero no nos tiembla la mano al inventarnos el currículum, ya sea para encontrar trabajo o para presentarnos al examen del PMP. Alguno hasta se me ha llegado a molestar cuando le he contestado que no iba a seguir respondiendo a sus preguntas si insistía en su empeño de mentir de forma descarada en su solicitud ante el PMI.

Sé realista: la certificación PMP, por sí sola, no te va a hacer encontrar trabajo, ni te va a aumentar el sueldo. Es un ingrediente más en tu CV, es la guinda del pastel, pero no es la base ni es un remedio mágico. Si no cuentas con una experiencia sólida en project management, no tiene sentido que intentes convencer a alguien de que eres un magnífico jefe de proyectos senior sólo porque has superado un examen de un par de horas. El PMP demuestra que has estado expuesto a un corpus teórico sobre gestión de proyectos y, en cierto modo, indica que tienes un cierto interés por la profesión pero, más allá de eso, no dice nada. Concéntrate en acumular esa experiencia y en reflexionar sobre todo lo que haces y ves en tus proyectos: verás cómo, antes de que te puedas dar cuenta, tendrás experiencia suficiente para presentarte al PMP sin necesidad de mentir y, sobre todo, te resultará mucho más fácil preparártelo.

Y, si realmente quieres tener una certificación oficial en gestión de proyectos pero aún no cuentas con la experiencia necesaria para el PMP, recuerda que existe el Certified Associate in Project Management (CAPM), al que puedes optar si demuestras 23 horas de formación específica en gestión de proyectos o, alternativamente, 1.500 horas de trabajo en un equipo de proyecto (atención: no necesariamente como jefe de proyecto). Es una magnífica forma de demostrar tus capacidades y tu interés por el project management de cara a nuevas oportunidades profesionales.

  • Google Plus
  • Pinterest
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Tumblr
  • Email
  • RSS