Notas, por Jacob Gube, en Flickr (4008216690), con licencia CC by
Publicado el

¿Retomamos las notas de Facebook?

Si os pasa como a mí, vuestros blogs personales están más desiertos que un páramo del estado de Nevada. No compensa publicar algo en tu blog y confiar en que lo lean tus pocas docenas de seguidores fieles.

La atención de la mayoría del público ya no está ahí: está en los feeds de notificaciones que les concentran y les presentan lo que quieren ver, filtrado por una selección previa (las personas a las que siguen o con las que están conectados) y dinámica (lo que los demás consideran más interesante en cada momento).

Por eso, ahora cobra fuerza el publicar fuera de tu blog, de tu propiedad, para alcanzar a las huidizas audiencias que ya no nos hacen ni puñetero caso. Dentro de poco, escribiré sobre lo abismalmente más eficaz que resulta, por ejemplo, escribir en LinkedIn Pulse. Otras opciones más abiertas, como Medium, son ya gigantes y siguen cobrando fuerza día a día.

Facebook se ha dado cuenta y se une a la fiesta resucitando una vieja función que dejó morir (o, más bien, mató) hace unos años: las “notas”. A lo que no eran más que “actualizaciones largas”, el equipo de Facebook le ha hado ahora un editor potente y sencillo muy al estilo de Medium o LinkedIn Pulse y un aspecto final también muy en esa línea. Todo ello, con el propósito de que blogueemos dentro de Facebook. A pesar del “miedo” que da el cross-posting, habrá que pensar en probarlo.

Si no encuentras el botoncito mágico en tu perfil de Facebook, ve directamente a https://www.facebook.com/notes

Data, por justgrimes, en Flickr (8016192302), bajo Creative Commons by-sa
Publicado el

¡Extra! ¡Extra! Nos lanzamos a crear nuestra startup

Hoy, toca salir del armario emprendedor. Ayer, Ana Jiménez y yo acabamos nuestra etapa en nuestra anterior empresa y, a partir de hoy, nos dedicamos full-time a nuestra startup, Leads Origins, un marketplace de leads comerciales generados mediante técnicas de data science.

No va a ser fácil, pero va a ser bonito. No, bonito no, va a ser precioso. Llevamos ya desde el mes de junio trabajando en la definición del modelo de negocio. Horas robadas al descanso y el ocio han ido dando forma y robustez a una idea que empezó siendo algo bastante distinto y que ha ido evolucionando hasta tener las características necesarias para convertirse en nuestra pasión y, por supuesto, en un negocio (muy) rentable. Parece que decir “marketplace” lleva aparejada la idea de que hablamos de un simple sitio de clasificados, pero Leads Origins va mucho más allá, con una salsa (no tan) secreta que le da carácter diferencial: los procesos internos de consolidación de la información que pasa a través del sistema y la comunidad de data scientists que hay que crear alrededor del negocio. >> Seguir leyendo ¡Extra! ¡Extra! Nos lanzamos a crear nuestra startup

  • Imagen: Data, por justgrimes, en Flickr (8016192302), bajo Creative Commons by-sa
Burbuja, por Jeff Kubina, en Flickr (1386970832), con licencia Creative Commons by-sa
Publicado el

¿Estallará la burbuja de Silicon Valley? Pues claro que sí, diantres.

Ya estoy cansado de la discusión sobre si estallará la burbuja de Silicon Valley o no. Asumámoslo lo antes posible: por supuesto que estallará. Porque, por si alguien no se ha dado cuenta, la economía se comporta de forma cíclica y los humanos somos lentos aprendiendo según qué lecciones, así que sólo es cuestión de tiempo que vuelva a ocurrir.

La cuestión no es, por tanto, si veremos una crisis financiera que afectará a las startups sino cuándo ocurrirá, por qué y hasta qué punto realmente podemos hablar de burbuja. Y aquí es donde todos los agoreros que proclaman la llegada del Apocalipsis llevan años fallando. Cuando estalle, se colgarán la medalla aquellos que más se hayan acercado en términos temporales o que, de pasada, mencionaran en algún artículo algún factor que desencadenara el pinchazo de la burbuja pero, en el fondo, todos ellos habrán acertado de manera completamente aleatoria y habrán metido en un mismo saco a empresas con valoraciones erróneas y a muchos que sí valen lo que cuestan (o más de lo que cuestan). >> Seguir leyendo ¿Estallará la burbuja de Silicon Valley? Pues claro que sí, diantres.

Clientes de IKEA, por Samantha Marx, en Flickr (5086790234), con liccencia CC by
Publicado el

IKEA, me echas de menos

Me echas de menos, IKEA. Yo no quería tener nada serio contigo pero, aun así, me convenciste para que me sacase tu tarjeta IKEA FAMILY. Creía que aquello iba a ser un a mera relación de conveniencia: yo te doy mis datos para que me conozcas mejor y puedas enviar comunicaciones comerciales y tú, a cambio, me acumulas puntos por mis compras futuras.

Está claro que tú esperabas algo más. Pequé de ingenuo, porque está claro que por algo las llaman tarjetas de fidelización. Querías fidelidad y no te la he dado. Por eso, me has mandado una newsletter para decirme que me echas de menos.

En cierto modo, tu newsletter ha sido un gesto muy humano. La has empezado con un “Hola, ¿estás ahí?” Ha sido bonito, como esos WhatsApps que recibes de vez en cuando desde un número que no figura en tu agenda: “Hey, hace mucho que no nos vemos, a ver si quedamos.” Parecía que me lo enviase un amigo del colegio al que llevo veinte años sin ver. Lo que me ha dejado un poco contrariado ha sido ese “¡Te echamos de menos!”. Ahí, has roto la magia, querida IKEA: si hubieras usado el singular, podrías haber oído el chispazo de emoción desde Suecia. >> Seguir leyendo IKEA, me echas de menos

Diccionario, por Jonathan Gray, en Flickr (3745559121), con licencia CC by
Publicado el

A vueltas con los diccionarios online

En mi vida diaria, hay un patrón muy habitual: con eso de chapurrear varios idiomas, a menudo me encuentro con que me falta alguna expresión o palabra para escribir algo en un mensaje, así que abro el navegador y, de pronto, me puede la pereza, así que en lugar de irme a alguno de los diccionarios online “buenos” que conozco, tecleo en la barra de navegación lo que estoy buscando, veo qué me ofrece Google y, entonces… se me cae el alma a los pies.

No nos engañemos, salvo honrosas excepciones, la mayoría de los diccionarios online y sitios de “traducciones” que hay por ahí sueltos no tienen ninguna intención de serte de ayuda: su único objetivo es seducirte en los resultados de búsqueda de Google para que hagas click. Una vez has caído en su web, lo más probable es que sólo encuentres montones de user-generated content en los que tendrás que bucear para, con suerte, encontrar lo que buscas. Eso sí, esquivando por el camino un buen montón de publicidad hábilmente colocada. >> Seguir leyendo A vueltas con los diccionarios online

  • Imagen: Diccionario, por Jonathan Gray, en Flickr (3745559121), con licencia CC by
  • Etiquetas:
Artículos más recientes
Artículos anteriores